Pórticos y exedras

Pasando por las estancias del Cuerpo Central "entramos” en la sección dedicada a los pórticos del Foro donde se encuentra la recomposición de una parte del orden arquitectónico de la fachada hacia la plaza. La recomposición está “colgada” de una armadura metálica, permitiendo apreciar a cierta altura el conjunto arquitectónico formado por el sumoscapo del fuste de mármol amarillo antiguo y el capitel de una de las dos columnas coronados por los elementos del entablamento con arquitrabe (en molde), friso y cornisa, todos decorados en los dos lados.

Portici ed esedre

Enfrente de la recomposición están expuestos algunos preciosos y refinados fragmentos de esculturas de la decoración del ático cuya recomposición se presenta en la planta baja, permitiendo apreciar de cerca la calidad y las variantes de las cabezas de divinidades masculinas y de las figuras femeninas. En efecto, las cabezas estaban inspiradas en algunos casos directamente en la representación de Júpiter Amón con cuernos de carnero; en cambio, en otros casos como en el de nuestros ejemplares, no tenían cuernos y llevaban el torques, adorno de origen céltico y asiático muy frecuente en aquella época. Todas las cabezas conocidas, conservadas en Roma y en otros lugares, hacen pensar en la presencia de talleres de artesanos de Asia Menor, llamados a Roma por Augusto para trabajar en la obra del Foro. Como demuestra la firma presente en un fragmento de cariátide, se trata de copias de las célebres figuras del Erecteión en la Acrópolis de Atenas, reelaboradas y adaptadas a una significación simbólica diferente. 
El potente columnado de paso de los pórticos a las exedras oculta de hecho el interior de estas últimas, cuya entrada estaba probablemente sometida a un control durante las audiencias que ahí se celebraban. 
Los nichos albergaban estatuas de los antepasados de Augusto y de los hombres que habían hecho la grandeza de Roma. La recomposición del nicho que se presenta en el museo corresponde a un nicho del pórtico, como muestra la conservación casi íntegra de una semicolumna en mármol amarillo antiguo cuya decoración era análoga a la de las exedras.